Maratón Donosti 2014

Finalizada la temporada de triatlón a primeros de octubre, decido tomarme un par de semanas de “descanso” del plan de entrenamientos, que sirve para entrenar más tiempo aún si cabe, pero sin ninguna obligación ni plan. Cada día lo que me apetecía, y eso siempre suele suponer exceso de todo jajajaja. Además me meto a hacer trabajo de fuerza como un animal en el gimnasio todos los días combinando pesas con crossfit. Total que 6 semanas antes de la maratón de donosti decido apuntarme e ir a por mi segunda maratón. Entrenaré duro y en función de como me vea tomaré la decisión de salir bien a por el sub 3 horas o bien de paseo. No habrá término medio.

Comienzo pues a trabajar con Cabellos en la preparación específica de la maratón. Decidimos aparcar la bicicleta salvo un día a la semana para soltar un poco, rebajar un poco los kilómetros nadando aunque sin olvidarlo porque además me encanta, y empezar a meter tiradas largas a pata. Yo además un poco en secreto sigo dándome palizas de fuerza en el gimnasio jajajaja. Total que van pasando las semanas y los entrenos cada vez salen mejor. Me encuentro posiblemente en el mejor momento del año corriendo. A la tercera semana pillo un punto de forma brutal. Lo jodido es que aún faltaban tres más para la maratón jajajaja. Hago unos entrenos con Diego Cuadrado y Santi Machín muy buenos. El pulso en carrera se pone a niveles muy buenos para mi rodando sub 4 por debajo de 160 pulsaciones y teniendo días en reposo de 31 :D. Si hubiese competido en ese momento partía el crono estoy seguro. Pero después de cada subidón viene su bajón, y desde ese momento fui cada día bajando un poco la forma, y además los dolores que me habían respetado hasta entonces empezaron a aparecer. La rodilla derecha dijo basta el 14 de noviembre, y empezó un dolor muy molesto en el cuadriceps izquierdo. Consecuencias de machacar mucho la carrera a pie. Pero ya estaba todo el trabajo hecho, y solo restaban dos semanas para la maratón. La semana siguiente aún había dos momento duros, el test de Gavela el martes con los 2x6000r90” que saque decentemente (a 4:03 el primero y a 3:42 el segundo) y un 10×500 en fartlek el jueves donde ya me dolía todo otra vez. En resumen unas 6 semanas con casi 300km a una intensidad muy elevada y con 6 o 7 sesiones de más de 20kms. Llegué a pensar en tratar de ir cerca de 4 el km en la maratón, pero en cuanto vi que el pico de forma se marchaba, decidí ser más realista y conformarme con salir a bajar de 3 horas con algo de margen, de modo que si todo iba bien podría hacer sobre 2:56 y si la cosa se ponía fea tendría un poco de aire para bajar de 3 horas.

Y llegamos a la semana del maratón donde esta vez si que toca descansar y recuperarse de los dolores. Ni viernes ni sábado hago nada de ejercicio, y me planto en la salida el domingo con muchas ganas de correr. Las previsiones son bastante malas de lluvia y viento, pero a las 8 de la mañana ya no llueve y el viento es bastante leve. Eso si, hay unos 15º y bastante humedad. Decido salir de corto y marcarme un ritmo entre 4:05 y 4:10 hasta que pueda, a ser posible 30kms, y guiarme un poco por las sensaciones que tuviese. Había decidido hacer la maratón en voladoras… olé mis cojones jajajaja. Eso si, unas adios boost que amortiguan bastante más que cualquier otra voladora. La verdad es que estaba un poco acojonado de no cagarla con la decisión pero esos detalles chorras a mi me dan mucha motivación jajajaja.

orig-SSSH2691Total que puntualmente se da la salida. Los primeros 5kms voy cómodo, algo alto de pulso, pero las sensaciones no son muy malas, aunque sinceramente ya veo que no va a ser el super día. 20:41 para esos 5 kilómetros, a 4:09 y un pulso de 166. Dentro de mis valores esperables. Los siguientes 5 voy algo más cómodo y paso por el kilómetro 10 en 41’28” a 4:08 el kilómetro. La rodilla ya me ha dado unos avisos pero el cuadriceps izquierdo en su inserción en la cadera está perfecto. Voy desde el kilómetro 2 a rueda de un triatleta sin separarme un metro. Las únicas palabras que intercambiamos son que hace la maratón y que no quiere hablar, pues va muy concentrado. Así que le digo que perfecto y que voy con el. Voy bebiendo en todos los puntos de avituallamiento que son numerosos. Un par de sorbitos y punto. En el kilómetro 11 tomo el primer gel de los 4 que tenía planificado y continuamos. El siguiente punto mental es llegar a la media maratón, donde ya empezaremos a restar.

<img class="alignright wp-image-752 size-medium" src="http://www.deporteyfruta.com/wp-content/uploads/2014/12/orig-SSSK0786-e1417519979798-199×300.jpeg" alt="orig-SSSK0786" width="199" height="300" srcset="http://www.deporteyfruta.com/wp-content/uploads/2014/12/orig-SSSK0786-e1417519979798-199×300.jpeg 199w, http://www generic viagra for sale.deporteyfruta.com/wp-content/uploads/2014/12/orig-SSSK0786-e1417519979798-680×1024.jpeg 680w, http://www.deporteyfruta.com/wp-content/uploads/2014/12/orig-SSSK0786-e1417519979798.jpeg 1424w” sizes=”(max-width: 199px) 100vw, 199px” />Van pasando los kilómetros y voy perfecto de caja, sin ninguna sensación de fatiga. Muscularmente no está la cosa tan divertida y la rodilla sigue dando sustos de cuando en cuando con amagos de trabarse. Llegamos al estadio y paso por la media maratón sobre 1:27 alto. Venga Pablo, vas bien. Sigo a pies del triatleta y me tomo el segundo gel. Hasta el 26 voy más o menos bien, pero en el 27 por la zona de los putos túneles tengo un gran bajón mental y físico. La rodilla me pega un aviso muy serio, que casi me hace parar, y de repente los gemelos de ambas piernas dan el primer amago de calambre… La jodimos… quedan 15 kilómetros!!! Saliendo de los túneles se me va unos metros mi compañero de fatigas, y replanteo mi estrategia. Está claro que no voy a poder mantener el mismo ritmo porque las piernas no me lo van a permitir.

orig-SSSK0788Los siguientes 4 kilómetros son un puto calvario. Quiero correr más pero se que como me pegue un calambre fuerte mando a tomar por culo la carrera. Empiezo a sufrir. Los cuadriceps empiezan a ponerse como piedras. Jajajaja, hay que hacer una maratón para tener esa sensación única :D. Curiosamente la misma que en la anterior. Da igual que vaya casi 40 segundos más rápido por kilómetro, es la misma que la primera vez :). En el 30 tomo el tercer gel. Las piernas me duelen mucho. Hay que sufrir. Pierdo de vista ya a mi triatleta guía, y por primera vez en la carrera me empiezan a adelantar. Es duro que te adelanten. No es más que la confirmación que estas sufriendo. Es cierto que también voy yo pillando a algunos, pero pesan más los que te adelantan que los que pasas tu. Del 30 al 35 es mi peor momento sin ninguna duda. Los tiempos por kilómetro suben hasta 4:22 en ese parcial. Estoy deseando que llegue el 36 para tomarme el último gel y afrontar el bloque final. Es una chorrada pero psicologicamente son detalles que ayudan una barbaridad. Para colmo sobre el 36 me adelanta el globo de 3 horas!!! Eso si, lleva una puta persona detrás jajajajaja. Me dice venga colega, que lo tienes ahí, tenemos que ir a 4:05-4:10 y está hecho. Jajajajaja, a esas alturas con las patas así me suena a cuento chino. Trato de no perder la referencia visual y aprieto, pero los gemelos dicen que si aprieto más ellos se ponen en huelga. 4 kilómetros solo! Mi reloj me marca un ritmo medio de 4:13 en 38kms así que por mi garmin se que voy a bajar de las 3 horas pero cada vez el desfase entre mi garmin y los parciales del circuito es más grande. Desesperado por no poder correr más rápido por los calambres, trato de no tirar a la basura la carrera en los 4 kilómetros que me quedan. Además no paro de cruzarme con peña parando a estirar bloqueados enteros. Piensas joder, tienes ahí el objetivo de las 3 horas, llevas más de dos horas y cuarenta sufriendo como un perro y se te va a joder en las puertas…

La gente no para de animar. No paro de oir “Venga chaval que tienes el sub 3 ahí” lo cual ayuda pero en mis circunstancias es una mierda porque quiero ir más rápido pero como digo las piernas me devuelven a la realidad. Es como si una corriente eléctrica te recorra las patas y en el momento en el que te pasas un poco calambrazo! Notas como se contraen solos los músculos. Vas al límite del derrumbe muscular.

Total que ya ni siquiera veo a la bici de las 3 horas pero se que estoy aún en tiempo. Me digo vale, aproximadamente mi reloj marca 500 metros de más. Voy a asegurar que cuando el reloj marque el paso por el kilómetro 42 siga corriendo y desde ahí ya me lanzo hasta la meta. Que petan las patas y tengo que parar pues me arrastro hasta la meta. Total que pita el km 42 en mi reloj y empiezo a acelerar. Recuerdo mi primera maratón como estos kilómetros finales fueron pura emoción. Casi lloro. Pues esta vez sufro como un puto enano. No hay color, mucho más divertido la primera jajajaja. Tengo que ir a tope. El último kilómetro y medio lo hago sobre 3:50 el km. No hace más que confirmarme que había más motor que chasis ese día.

 orig-SSSF4243 orig-SSSF4244orig-SSSA3978

Entro en el estadio y queda media vuelta. 200 metros que hago por la calle 2 adelantando a algunos competidores. Voy desbocado. No se ni como corro porque llevo palos en lugar de piernas. Veo el arco de meta y marca 3 horas 25 segundos o así. Se que he perdido en la salida entre medio minuto y 45 segundos. Me cago en la puta que voy al límite. Cierro los ojos y mando órdenes alternativas a las piernas. Primero una, luego otra. Vamos que corro. Paso el arco de meta y de la emoción en lugar de parar el garmin doy al lap y me aparece por un momento el parcial 3:00:00! Joder joder joder, que la he liado. Me estoy descojonando porque se que voy a estar bien un par de segundos por arriba o por abajo de las 3 horas. Soy pesimista. Estoy seguro que he hecho 3:00:00 o 3:00:01. Solo quiero ver el tiempo oficial. Con mi garmin veo que descontanto los 37 segundos desde que le di hasta que lo paro estoy en 3 horas clavadas.

rt20x30-SSSD4767

Voy hasta el final del guardarropa donde están grabando con laser las medallas con tu tiempo real. Están teniendo problemas con la recepción de los tiempos así que empiezo a hablar con la gente de alli. Les comento que estoy en cuestión de segundos por el sub 3. Nervios, muchos nervios. Me toca, meten la medalla a la máquina y se pone a grabar… no quiero ni mirar… Me dan la medalla y me preguntan, venga mira joder, dinos! Veo un 2 al principio y ya me sale una sonrisa. 2:59:58! La gloria por dos segundos! Me aplauden y me descojono. Vaya final apoteósico. Se que valgo menos que eso, pero una maratón es una carrera única en la que es muy sencillo que algo salga mal. Correr 3 horas a 4:14 el kilómetro es una puta pasada. Yo creo que ya me puedo considerar que algo corro jajajaja.

Resúmen: 2h59’58” 42.73km 166ppm

http://connect.garmin.com/activity/642620815

El año que viene a por más! Ahora mismo no puedo ni andar :D.

Maratón de Donosti

Bueno, pues después de un año corriendo más o menos formalmente, ya puedo decir que soy maratoniano… Y que bien se siente uno jajajaja.

Ha sido una semana dura, porque desde el martes, además de mi sobrecargar en el gemelo/soleo derecho, que no me preocupaba demasiado la verdad, se unió un dolor muy agudo y molesto en el psoas izquierdo (creo que es el psoas porque es un dolor profundo difícil de diagnosticar). El caso es que tuve que ir tres veces al fisio, y fue trabajando la zona pero la mejoría no fue tan rápida como era deseable, y ya daba por hecho que si querí­a correr, tendrí­a que ser con la ayuda de algún analgésico o anti inflamatorio. El mismo sábado en San Sebastián por la tarde intenté trotar un poco muy despacio y tuve que parar a los 5 minutos porque no aguantaba el dolor. Así que todo era meterme un ibuprofeno 40 minutos antes de salir y a rezar que pudiese aguantar el dolor toda la carrera. Ya no pensaba en marcas ni ritmos, solo en terminar decentemente.

Así­ que ahí­ salimos a calentar, muy despacito y con mucho dolor aún. Simplemente unos 5 minutos trotando y para la línea de salida. Muchísimo frío, sobre 6-7 grados. El ibuprofeno hací­a efecto y aunque me dolí­a, era un dolor completamente soportable. Molesto, porque no dejaba concentrarse bien, pero podía con el perfectamente. Salí con la liebre de 3:30, pero a los dos o tres kilómetros decidí­ adelantarme porque se acumulaba mucha gente y me era muy molesto correr con tanta gente, así­ que me busqué mi hueco delante y a tirar a un ritmo un poco más rápido, sobre 4:50 de media. Cómodo, aunque algo más alto de pulsaciones que normalmente, pero entre los “nervios” de la carrera, el ibuprofeno que quieras que no el cuerpo sabe que va con algo raro encima, y el frío, pues digamos que dentro de lo normal. Al poco encontré un grupete de varios chicos y chicas que parecí­a bueno pues llevaban muy controlado el ritmo, y decido ir con ellos.

Mis primeros problemas empiezan sobre el km 10, y es que me estoy meando pero mucho mucho… jajajaja. Entre todo el agua que había bebido los dí­as anteriores, esa mañana, y en cada puesto de avituallamiento (cada 2,5km), y que con el frí­o apenas si sudaba normalmente, pues mi vejiga se iba llenando más rápido de lo normal. Así que en el 15 ya no puedo aguantar más y les digo a los compis que paro en un árbol a mear y que les pillo después… Intenté ver si es posible mearse encima corriendo, y la verdad, es imposible! jajajaja. Así­ que nada, paradita, y a salir un poco más rápido para pillarles (Es el km que hago más lento, casi a 5). Las fuerzas están aún intactas así que no me cuesta acelerar para reunirme al grupo un km después o algo menos. La sensación de alivio además hacía que pudiese ir casi volando ya… jajajaja. Eso si, el psoas se quejó de la parada…. pero bueno, las fuerzas estaban intactas como digo.

Sobre el km 17 me meto el primer gel, aunque no tenía ganas, sabía que es importante hidratarse bien y comer para afrontar el famoso muro…. Sigo bien pensando ya en la media maratón, que paso sobre el 1:40 alto por el Garmin, 1:42 por el tiempo oficial. Una vez superada la media, el siguiente reto mental es llegar al 30. Las piernas ya notan los kilómetros y no voy tan fresco pero bueno, la verdad es que voy cómodo. El posas cada vez se queja más, o más bien, cada vez lo noto más y me acojono un poco.

En el 28, de nuevo tengo que parar porque me meo a tope… como ya tengo experiencia, repito operación y salgo un poco más fuerte para pillar a los compis sobre el siguiente kilómetro. Pasamos el 30 y ahora empezaba la carrera de verdad… esa frase que tanto me gustaba que la maratón era una carrera de 12 kilómetros que empieza en el 30.

En el km 32 me tomo el segundo y último gel, y desde el 30 al 34 más o menos es cuando peor lo paso por el psoas. Me duele mucho y me entra mucho acojono de que me va a petar en cualquier momento. Curiosamente a partir sobre todo de ese kilómetro el posas se me olvida, porque lo que empieza a estar de verdad calentito calentito son los cuádriceps… jajajaja. Así que por el lado bueno, dejo de pensar en el psoas, para empezar a concentrarme en los cuádriceps que van ya a tope de carga. Mentalmente me planteo llegar al 38… son solo 4 kilómetros pero seguramente son los más duros. Vamos, fijo que son los más duros. No llego a experimentar el famoso muro, pero las fuerzas van ya justas y la carga en las piernas es ya seria. Intento no perder mucho el ritmo, pero tampoco quiero apretar ahora porque mentalmente llegar al 38 me iba a venir muy bien. Así que hago este parcial controlando y un poco acojonado de que llegase el famoso muro… Además empiezo a adelantar “walkers” (osea zombis andando/ lesionados / etc) y que más que animar como en carreras más cortas te acojonan un poco pensando que en cualquier momento puedes ser tu el siguiente…

Con todo llego al 38 y me da el primer subidón… Se que me queda muy poco ya y que estoy cerca de conseguir mi reto. Juro que estoy a punto de llorar de la emoción pero me tranquilizo porque veo además que las pulsaciones se me disparan… jajajaja. El siguiente bloque mental es llegar al 40. Se que los dos últimos serán para disfrutarlos. Con todo­ el 39 y el 40 salen a 4:46 y a 4:38. Llego al 40 que coincide ya con un montón de gente que anima a lo bestia, y eso es un subidón que hay que vivirlo… Lo de londres con toda la carrera así tiene que ser brutal. Aprieto más aún y me hago los últimos 2 y 200 metros a 4:35 muy contento y con otro momento de subidón cercano al lloro 😀

Ya solo me faltaban los metros de más respecto a mi garmin entrando en el estadio. Más o menos al mismo ritmo o más rápido, de nuevo un subidón al entrar en el estadio para hacer la última vuelta sobre la pista de atletismo, ese tartán que me ha acompañado tantas veces este año…. Y entrar en la meta marcando 3:24 por esos casi 800 metros de más frente a mi gps, haciendo el avioncito y muy muy muy contento.

Nada más terminar, medalla, camiseta, bolsa del corredor… y… JODER como tengo las piernas!!!! jajajajaa. Esto si que es tener cargaditas las piernas 😀 Como bien, bebo bien, y para afuera a buscar a la familia! Poco a poco a medida que me voy enfriando el psoas empieza a doler a base de bien… Tanto que al levantarme de la silla después de comer ni siquiera puedo andar del dolor. Me he metido otro ibuprofeno para poder volver en el coche, y seguramente me esperan unas cuantas semanas de parón para recuperarlo… pero sabéis que? Que le follen al psoas… soy MARATONIANO 😀

Detalles de la carrera: 3h20′ 42.2km 164ppm

http://connect.garmin.com/activity/136733226

Muchas gracias por el apoyo todo este tiempo! El año que viene habrá que repetir y si respetan las lesiones, habrá que ir a bajar de 3:15 no? 🙂

Adios amigos! Hasta la próxima!