10km Villa de Laredo 2014

El circuito más rápido del mundo para la mejor carrera de España con permiso de la media maratón del Bajo Pas. Eso es el 10km Villa de Laredo. Un evento que tenía marcado a fuego en mi calendario, más aún después de perderme por lesión la edición del año pasado.

Toda mi pre temporada desde noviembre giraba en torno a esta carrera. Mi último diez mil a pie fue en Santander el 10 de mayo de 2013, consiguiendo un registro de 37’55”. Es cierto que era una marca un tanto engañosa, puesto que en verano estaba mucho mejor de forma y si hubiese competido en otra prueba habría pulverizado ese registro sin dudarlo un instante, pero la realidad es la que es, así que esa era mi marca hasta el día de ayer.

Después de ver como terminé la temporada pasada a pie, y de tener mucha fe en mi nuevo entrenador y en mi mismo, me había propuesto intentar conseguir un sub36 en Laredo, o estar muy cerca de ello. Sabía que para conseguirlo tendría que llegar muy muy bien a marzo, y que me respetasen las lesiones. Pues ni una cosa ni otra…. Sigo con mis problemas de tendinitis y periostitis, pudiendo entrenar a pie con cuenta gotas, a lo que se sumó la rotura del ligamento del tobillo en Enero. Conclusión, que no tenía la cabeza para ser muy ambicioso, así que descarté el bajar de 36′ y me conformaba con acercarme al 36’30”.

Llego a la semana de la carrera y hago unos miles el lunes, de los que salgo un tanto contrariado. Los saco bien pero me cuesta. No voy todo lo fino que hubiese querido. Se que llegaré descansado al sábado, pero la cabeza me traiciona toda la semana, pierdo mucha de mi confianza, y cada vez trato de ser más conservador. El jueves harto de entrenos suaves y escasos decido salir con la bici y darme un poco de caña. Igual no es lo mejor pero necesito ver por mi mismo que tengo ahí dentro algo de chispa! Acabo bastante contento apretando unos minutos con la bici y me da algo de moral.

 

Mi azafata preferida

Mi azafata preferida

Y llega el día de la carrera, sábado, y la verdad es que de piernas a nivel muscular me veo suelto. Sigo pensando que no estoy bien del todo a nivel de preparación y además el día pinta chungo. Lluvia, frío, mucho viento…. Total que decido tratar de salir sobre 3:40 y que sea lo sea. Llegamos a Laredo con tiempo, y lo primero es recoger el dorsal. Jonatan me ha dado un dorsal rojo para salir en el segundo cajón. Preparo las cosas y nos ponemos a calentar un poco junto a Edu y Miguel. Las sensaciones de piernas son buenas no lo niego. Me noto con chispa y energía en las patas. Al final tanto descanso se va a notar. Oscar calienta a su bola. Miguel dice que va a ir tranquilo así que Edu y yo nos proponemos ir juntos.

Dorsal listo! A volar!

Dorsal listo! A volar!

Cambio de ropa y rumbo a la salida, no sin antes hacer la última visita al apartamento de miguel para conocer el servicio :D. Llego a la línea de salida con casi todo el mundo ya preparado, me meto a la altura de mi dorsal y me doy cuenta que la gente se ha colocado donde le ha salido de las pelotas. Estoy rodeado de gente con el dorsal normal, cuando no deberían de estar ahí. Es el único pero que le pongo a la organización de la carrera. Entiendo que la principal culpa es de los cara duras que se colocan donde no les corresponde, especialmente los que luego además hacen un tiempo lejano a ese puesto de salida, pero la organización tiene que ponerse mucho más seria en este aspecto y mandarles quitar de ahí o al menos impedir su entrada.

La idea es salir y pillar a Sergio Ingelmo que sale en primera fila escoltando al señor Infestas los primeros metros y luego me hará de liebre particular. No es que necesite realmente una liebre porque yo amo a mi garmin, pero aunque sea ya solo por el viento de cara, el ir con un tipo de 2 metros delante tuyo motiva bastante 🙂

La salida de Laredo es como meterse en una lata de sardinas. Mucha gente, y el 80% con idea de hacer marca personal, así que como ya he dicho todos quieren salir delante y 1500 personas en una jaula de pocos metros de ancho y largo agobia bastante. Pistoletazo de salida, y tras unos breves segundos andando empiezo a correr.

Paso por el km 2,5 aprox.

Paso por el km 2,5 aprox. Fácil 😉

Me cago en su puta madre. Estoy rodeado de obstáculos! Al paso por los 200 metros miro el garmin y voy por encima de 4 el kilómetro. Soy incapaz de ir más rápido porque me subo encima de la gente. Esos grandes corredores que deciden ponerse entre los 300 primeros para correr a 4 el kilómetro… incomprensible. Total que voy como puedo abriéndome paso entre la gente, tratando de adelantar por los costados de la carretera con el consiguiente peligro cada vez que viene un contenedor, y dando algún empujón. Lo siento pero si no es así mando a tomar por culo mi carrera en el primer kilómetro y además no me siento culpable de hacerlo con gente que se pone donde no debería. Así que no es hasta el medio kilómetro donde puedo empezar a correr un poco a gusto, y trato de recuperar todo el tiempo perdido apretando en ese 500 más de la cuenta quizás.

Con la grupeta

Con la grupeta

Incluso así paso el primer kilómetro en 3:36 cuando mi plan era hacerlo sobre 3:30. Las sensaciones son buenas por lo que continuo a un ritmo alegre, por encima de lo planteado. Sobre el kilómetro y medio veo a Sergio que va en una grupeta con Natalia, y me pongo a cola de grupo. El segundo kilómetro sale a 3:33 y bajo un poco el ritmo. Sigo cómodo. Ya no veo a Edu que había ido detrás el primer kilómetro. Trato de mirar para atrás y encontrarle pero no le veo. El pulso va más o menos donde debe, sobre 177-178 y muscularmente me veo bien.

Poco después adelanto a Fabián Roncero y le digo algo así como “Fabi, no se si voy muy rápido o tu muy lento jajajaja”. Resulta que va ayudando a otra persona, pero es que sea como sea, da muchísimo respeto adelantar en carrera al señor Roncero :D. Llega el giro y toca ir a favor de viento. Los dos siguientes kilómetros, el 3 y el 4 les paso en 3:36 y 3:38. Voy muy cómodo. Demasiado. Me parece un poco raro que vaya así pero bueno, feliz por ello. Pasamos por la primera vuelta (4.500m) y hacemos el kilómetro 5 en 3:39. Ahora tocan 2 kilómetros y pico duros contra el viento.

Cerca del paso por el 5000

Cerca del paso por el 5000

Aquí una vez terminada la carrera hay un punto que de haberlo sabido seguramente habría hecho que cambiase el planteamiento. No me fijo en mi paso por el 5000, y en el reloj lo tengo configurado para que me diga solamente las pulsaciones que llevo y el ritmo medio en el kilómetro actual. Cada vez que paso un kilómetro pita y me dice los que llevo, pero nada más. Es decir, no se ni que tiempo total llevo ni la media total de la carrera. El caso es que viendo los datos, paso el primer 5000 por debajo de 18′, es decir a ritmo de 3:36 y por ello para hacer sub36′. De haberlo sabido estoy seguro que habría arriesgado más, pero como no me entero, ni se me plantea el objetivo de hacer sub36. Sinceramente pensé que había pasado más lento el 5000.

Sobre el km 4

Sobre el km 4

Total, que como digo posiblemente los kilómetros 6 y 7 son los más duros de la carrera. El viento no me molesta demasiado porque voy bien protegido por Sergio y algún otro miembro del grupo. Sigo cómodo. Se que aquí si decido sufrir a lo perro podría haber sacado dos o tres segundos por kilómetro, pero quizás inconscientemente o no, marcamos un ritmo cómodo de 3:40 cada uno de esos dos kilómetros. Hay que tener claro que cuando digo cómodo no es silbando… a 177 pulsaciones yo no silbo jajajaja. Pero no sufro nada. En Galizano por ejemplo sufrí infinito más.

Quedan 2 o menos!

Quedan 2 o menos!

Entre el 7 y el 8 de repente miro a mi derecha y aparece una chavaluca… joder, vamos sobre 3:37 el km y la niña va riéndose, con unas mallas y una sudadera… La tomo el pelo un poco y me dice un compañero de grupeta que es la campeona de España de 3000m :D. Realmente no hacía toda la carrera, debió hacer solo un par de kilómetros, pero es un poco deprimente que una niña vaya a tu lado sin apenas sudar jajajaja. 😉

Último km!

Último km!

Total que enfilado ya vuelta hacia meta, pasamos el kilómetro 8 en 3:36 y Sergio decide aumentar un poco ya el ritmo. Aquí es donde por primera vez en toda la carrera empiezo a sufrir un poquito. Llegando al 9 se que lo estoy haciendo bien y me emociono. Me veo con una marca de la que estar satisfecho, piensas en toda la ilusión y esfuerzo que has puesto todos estos meses en ello y es imposible no emocionarse. Así que el kilómetro 9 pasa a 3:35 y ya solo queda uno. Hemos ido soltando a casi todos lo componentes del grupo y Sergio sigue tirando de mi. El último kilómetro si sufro. Sergio va diciendo que como me quede ahora después de hacerle hacer 10 kilómetros me da de hostias, así que no me queda más remedio que apretar los dientes. El cabrón empieza a dar los zapatazos esos que sus casi 2 metros le permiten y voy con la goma estirando a tope… Tiene que controlar porque como se ponga me hace el último kilómetro sub 3 y lo sigue su madre… Vamos adelantando a algunos corredores y nos queda la vuelta a la manzana para llegar a meta. Unos 600 metros que se me están haciendo interminables, pero no se puede bajar el ritmo! Giramos en la última curva y nos quedan unos 300 metros donde se ve al fondo la meta, pero el aire ahora parece que sopla con mucha más fuerza, y la mirada se vuelve agónica deseando que la línea de meta aparezca bajo tus pies. Sufro, me retuerzo, me ahogo. Solo 100 metros más. Y por fin, con Sergio a mi derecha, pasamos la meta parando el crono en 36’11” con un último kilómetro en 3:29.

300 metros agónicos

300 metros agónicos

Nada más entrar en meta, y tras recuperar el aliento porque casi no podía ni respirar, abrazo a nacho de buscadores que ha llegado un rato antes, y contento le doy las gracias al patas por ayudarme a ser feliz ;). Al final resultó que estaba mejor de lo que creía… Lástima no haber sido un poco más valiente para ir a por el sub 36 pero se que lo tengo ahí y aún no estoy a tope. Mismamente si hoy no me hubiese quedado encerrado los primeros metros posiblemente estaría ahí. Pero vamos, que 10 segundos no van a empañar una gran carrera en la que todo ha salido redondo, sobre todo en sensaciones.

MMP!

MMP!

El tiempo oficial real ha sido de 36’10”, puesto absoluto 274 de 1500 participantes (Vaya nivel… haces 36 pelados y te ganan 300 personas jajajaja) y puesto 69 entre los cántabros (De unos 800). En veteranos, mi categoría, puesto 135. He bajado mi marca personal en 1’45” lo cual es un mordisco bastante importante, sobre todo hablando ya de estos tiempos. No es lo mismo quitarle 2′ cuando haces 50 que cuando haces 38 ;).

Mejor premio no le hay

Mejor premio no le hay

Ahora a seguir entrenando para seguir progresando y deseando que llegue el 8 de junio para volver a este circuito a hacer una media maratón con la intención de estar entre la 1h17 y 1h19. Yo creo que viendo las sensaciones de hoy, no es una locura ;).

Resumen de la carrera: 36’10” 177ppm 10.03km

http://connect.garmin.com/activity/465645745