XXIII Triatlón sprint de Santander 2012

Mi última competición, la media maratón del bajo pas, tuvo un lado muy positivo, que fueron tanto el resultado como las sensaciones que tuve, especialmente en la segunda mitad de la carrera donde apreté mucho, pero tuvo el lado negativo que después de unas horas comenzó a dolerme la pierna derecha, y el diagnóstico fue una inflamación en la inserción superior del tendón del recto anterior del cuádriceps, lo que me ha hecho no poder correr nada desde el 9 de septiembre.

Afortunadamente solo me molestaba corriendo, por lo que si he podido nadar con normalidad, y meterle mucha caña a la bici. La carrera la he sustituido por unas buenas palizas en el gimnasio. Me he perdido cuatro pruebas en las que me hubiese hecho mucha ilusión participar: El triatlón olímpico de comillas, la panes-potes, y en menor medida la carrera del diario montañes (donde mi intención era haber corrido la corta y viendo los tiempos habría hecho posiblemente el primer podium de mi vida) y la nocturna de santander.

Hoy Domingo teníamos el triatlón sprint de Santander, ante última prueba del circuito caja cantabria de triatlón. Me faltaba completar una carrera para poder puntuar en el circuito, así que aunque no estaba todavía listo para correr, decido arriesgar y forzar un poco, a sabiendas que voy a retroceder algo en mi recuperación, y estoy ya seriamente en peligro de cara a llegar bien entrenado a la maratón de Donosti de finales de noviembre.

Como he comentado llevo desde que me lesioné entrenando mucho volumen. Todas estas semanas han sido de unas 15 horas de entreno, en 5 o 6 días. En el agua me he encontrado bien, pero en la bici he notado una importante mejoría, especialmente subiendo, donde además ayuda que he perdido algo de peso sin perder masa muscular.

Como casi siempre, toca currar la noche del sábado, y dejo todo preparado por la tarde para intentar apurar el sueño lo máximo posible. Me meto a la cama sobre las 5 y media y a las 9 de la mañana suena el despertador. Algo de sueño, pero es lo que toca jejeje. Desauyo habitual pre competición, un ibuprofeno para enmascarar el dolor al correr, y vamos directos en bici al Sardinero para ir calentando un poco. El día amanece nublado pero con buena temperatura. El mar absolutamente en calma, lo que a mi al menos creo que me favorece.

LLego con tiempo suficiente para ver a los chavales que salen antes que nosotros. Menudas diferencias a estas edades… Algunos realmente pequeños! Da gusto verles ;). Una vez terminadas las categorías inferiores, accedemos ya a boxes para dejar todo el material y me pongo el nopreno para terminar el calentamiento con calma en el agua. Voy a tener que salir fuerte en la natación así que es fundamental calentar bien, o sino a los 5 minutos el ácido láctico te arruina la carrera. Me hago unos 600 metros nadando suave, y llegados a la zona de salida hago unas cuantas progresiones corriendo por la arena mojada. La pierna se nota rara corriendo, pero parece que el dolor al menos no se nota mucho.

Esta vez si que quiero salir lo más adelante posible, así que coloco bien entre los aproximadamente 150 participantes. Ha venido bastante gente de clubes de otras provincias, especialmente vascos y algún asturiano, y parece que hay bastante buen nivel. El recorrido de la natación es una vuelta a un circuito que tiene la primera boya a unos 100 metros de la orilla, luego transcurre en paralelo a la orilla unos 600 metros, para volver hacia la misma. La salida es de nuevo caótica ya que yo no oigno ni sirena ni leches… Slo ves que la peña empieza a entrar como loca al agua así que ponemos el cronómetro en marcha y a darlo todo hasta la primera boya. El haber calentado bien me ayuda bastante en estos primeros metros, y a pesar de llevar un ritmo fuerte no me ahogo demasiado.

Esta vez no me llevo ni un solo golpe hasta la primera boya, donde se forma un buen embudo porque está realmente cerca y somos muchos. Pierdo un poco de tiempo aquí, pero nada más dar el giro pillo unos pies cojonudos que me llevan alegre pero sin forzar nada hasta la última boya, donde ya giro y aprieto otro poco para alcanzar la orilla, esta vez usando mucho las piernas para activar la circulación y que sea más fácil la transición hasta boxes. Salgo del agua con la sensación de haber nadado bien, quizás un poco más lento de lo que podría, pero creo que ha sido mi sector de natación más fuerte hasta la fecha.

Resumen natación: 870m 13’02” (15’03”/km)

http://connect.garmin.com/activity/230829206

La transición es larga, y tienes unos 400 metros por lo menos a pié hasta las bicis, suficiente para ir quitando cómodamente la parte de arriba del neopreno. Como no he entrenado lo suficiente el llevar las zapatillas ya en las calas, y además la verdad es que tampoco pierdo demasiado tiempo poniéndomelas en boxes, pues hago lo propio, casco, dorsal y a dar pedales en busca de una buena grupeta que me permita aprovechar la buena forma que creo he pillado con la bicicleta.

El sector de ciclismo transcurre por la S-20, con cuatro vueltas para hacer un total de unos 22 kilómetros. El recorrido tiene algún pequeño sube y baja pero de muy poca pendiente y se amolda bastante bien a mis capacidades rodadoras… Además me lo conozco absolutamente al dedillo ya que siempre paso por ahí al entrenar 🙂 Nada más salir nos juntamos 3 participantes, y tras un poco de confusión por donde entrar en el circuito, finalmente lo hacemos por donde toca, que es atravesando una acera, y otro participante se pone como loco porque dice que hemos acortado. Le cojo, y le explico que en primer lugar nosotros hemos seguido las flechas, y en segundo lugar, parece que hemos matado a alguien y tampoco lo hemos hecho a propósito. Le digo que venga que no se mosquee y que vamos a darle fuerte a la bici. Curiosamente al terminar el triatlón vino a pedirme disculpas porque efectivamente el que se había colado era él… 🙂

Una vez aclarados nuestros problemas, y para que vea muestras de buena voluntad, me pongo a tirar. El tio va fuerte de cojones en la bici. En esta foto le podéis ver tirando del grupo. Los primeros kilómetros solo damos relevos el y yo. Llevamos tres o cuatro personas más en el grupo a los que o les cuesta o pasan de ponerse a tirar. Es cierto que el ritmo era fuerte, y puedo entender que alguno fuese muy justo a rueda como para ponerse a tirar. Prácticamente siempre por encima de los 40 por hora, ya que la media salen 38,5 pero el primer y último kilómetro son muy lentos. Vamos pillando a mucha gente y pequeños grupos. Algunos no son capaces de seguir el ritmo y directamente se descuelgan. Otros se quedan en el grupo, y algunos hacen el esfuerzo de unirse, y a los pocos metros se quedan y como no andes listo pierdes el tren rápidamente.

Cada vez hay más gente que entra a los relevos, pero como digo hay que estar muy atento para no cortarse. Además que empieza a ser un poco peligroso cada vez que doblas a grupos o participantes más lentos, porque la diferencia de velocidad es muy grande. En los tramos hacia arriba hay que apretar los dientes, y en los tramos más favorables es sencillo y se recupera bastante.

Para la última vuelta ya me meto en medio del pelotón, y me relajo bastante. La diferencia entre ir tirando e ir a rueda es abismal. Estoy increíblemente contento y motivado, porque esta vez si he sentido que me he exprimido en la bici. El año pasado este sector en este mismo triatlón fue deprimente, al tener un problema con el neopreno, salí muy tarde y mis compañeros de sector directamente iban parados!  Y uno solo acaba fundido… Pero hoy si que ha sido un buen día, y termino con una sonrisa en la boca! 😉 Por cierto, como se puede ver pasó un buen rato hasta que el pulsómetro empezó a funcionar, así que la FC media es bastante más alta de la indicada, seguramente sobre 173 o así.

Resumen de la bici:34’58” 22,3km 164ppm 38,6km/h

http://connect.garmin.com/activity/230829210

Llegamos a la T2 habiendo recuperado bien el último kilómetro de la bici. Me retraso bastante en mi grupeta y soy de los últimos en entrar en la transición, pero confío en que mi mejor sector de siempre no me haya abandonado en el mes que llevo sin correr, aunque es cierto que cuanto mejor es tu nivel, la gente con la que compartes tiempo es mejor también, así que no va a ser fácil.

Hago una transición casi perfecta, en la que apenas tardo unos segundos en ponerme las zapas de correr, quitarme el casco y darle la vuelta al dorsal, y empezamos a darle caña. La sensación es un poco rara al correr, porque noto que con la pierna derecha mi zancada no es normal, pero al menos el ibuprofeno cumple su cometido y no noto dolor, aunque si molestia. Salgo fuerte, y los gemelos, sobre todo el izquierdo se quejan un poco. La bici ha sido exigente y salir así a correr se nota, sobre todo por mi parón no ya solo de correr, sino de entrenar las transiciones bici-carrera. De todos modos pillo fácil un buen ritmo de crucero sobre 3:50 el kilómetro y comienzo a adelantar a algún participante. Delante mío llevo a un tio del CD. Barakaldo que me hace de liebre toda la carrera. Le llevo siempre a unos 5 metros de distancia, y es una referencia muy buena y de gran ayuda. Eso y mi garmin que a la hora de correr es mi mejor amigo :).

El circuito son tres vueltas y media a un recorrido entre el chiqui y piquío, completamente llano, bonito y divertido. Los dos giros en cada extremo son bastante incómodos eso si, sobre todo ya cuando corres un poco rápido, pero es lo que hay. El primer kilómetro lo saco en 3:50, y el segundo y tercero en 3:47. Voy bien de sensaciones y en ningún momento se me está haciendo largo, pero sufres lógicamente porque ya hablamos de ritmos exigentes sobre todo cuando llevas ya más de 40 minutos muy fuertes nadando y en bici.

El cuarto kilómetro aflojo un poquito, y lo paso en 3:49, pero sigo con fuerzas. Me molesta la pierna como digo, pero ya no queda nada y se agradece el apoyo de los conocidos que animan a los lados del circuito. El kilómetro cinco lo paso en 3:40, y le saco bastante distancia a mi inmediato perseguidor así que se que no voy a perder posiciones ya. Me planteo por un momento adelantar a mi “liebre” pero el va mirando hacia atrás, y no me veo con confianza para cambiarle el ritmo y dejarlo, y ya sabemos que si se esprinta es para ganar… así que hago los úlitmos 200 metros en 3:30 el kilómetro para entrar a tres segundos del de barakaldo, en el puesto 37 de la clasificación de unos 126 que terminaron la prueba, parando el crono en 1 hora y 11 minutos exactos.

Resumen del sector a pie: 19’25” 5,14km 175ppm

http://connect.garmin.com/activity/230829215

Y como todo no podía ser de color de rosa, evidentemente he complicado el estado de mi pierna derecha, así que con esta carrera pongo punto final a mi temporada de triatlones. Esta semana me la tomaré de descanso, y tán solo iré un poco al gym y a nadar. Voy a intentar recuperar la pierna para afrontar el maratón de donosti no ya como la última carrera de la temporada sino como la primera de la siguiente, sin ninguna pretensión de hacer marca porque no voy a llegar con kilómetros suficientes para intentar acercarme a las tres horas, que era mi objetivo. Ya habrá más maratones ;). Además el año que viene toca ya estrenarse en distancia IRONMAN. Ya está decidido que afrontaremos el reto de 2013 en Octubre en el Challenge Maresme en Calella. Ha sido un año muy bueno, y el que viene tiene que ser todavía mejor. Ilusión y ganas no me faltan!